Posteado por: Julio J. | 14 febrero 2010

¿Homo sapiens u homo zappiens?

Eric Schmidt, uno de los directivos de Google, reflexionaba hace algunos días en un seminario del Forum de Davos sobre el impacto de las nuevas tecnologías en las nuevas generaciones: “Los chicos nacidos en la era digital leerán muchos menos libros y periódicos, lo cual a la larga incidirá en sus mecanismos de aprendizaje”. Tendrán una relación distinta con el conocimiento, “pero por el momento no sabemos cuál”.

En realidad, los neurocientíficos y los estudiosos de la red se preguntan desde hace tiempo sobre el impacto de las tecnologías digitales sobre la mente humana, y el comportamiento de los jóvenes nacidos y crecidos en la Internet generation. Algunos de estos científicos señalan que el cambio más relevante respecto a las generaciones anteriores es el multitasking, es decir, la capacidad de usar simultáneamente varios instrumentos tecnológicos y de realizar al mismo tiempo varias tareas. Este proceso estaría adquiriendo las características de un auténtico cambio antropológico: el paso del homo sapiens al homo zappiens. Los chicos nacido en la era digital desarrollarían, en definitiva, habilidades mentales distintas: la capacidad de pensar en un modo no secuencial y de identificar los elementos esenciales en un magma de información, a la tendencia a sustituir los conocimientos mnemónicos con la habilidad en el uso de los motores de búsqueda.

Algunos científicos, como Adrian Cheok, que enseña en Japón y Singapur, Alex Pentland, del MIT de Boston, o Takeshi Natsuno, de la universidad de Yokohama, consideran que el multitasking es perceptible clínicamente: los jóvenes de la Internet generation sometidos a resonancias magnéticas revelan un mayor desarrollo de la corteza cerebral en el lóbulo frontal.

No todos los estudiosos alaban las bondades del multitasking: el biólogo molecular John Medina sostiene que “el cerebro es una estructura secuencial, hecho para gestionar un proceso a la vez. Imponerle el multitasking es como meter el pie derecho en el zapato izquierdo”. Jordan Grafman, del National Institute of Health, advertía que con el multitasking se cometen más errores y se es menos capaz de profundizar en los argumentos.

Sin embargo, los profetas de la novedad cantan apasionadamente las bondades del multitasking: Howard Rheingold, estudioso de la cibercultura de las comunidades virtuales, está convencido que los jóvenes digitales “representan la vanguardia de una nueva etapa de la evolución humana: quien teclea durante horas a gran velocidad sobre un iPhone desarrolla conexiones neuronales más complejas y ricas que quien está acostumbrado al ritmo más lento de un teclado”.

La cuestión sigue abierta, y sin duda dará mucho que hablar en los próximos años. Del mismo modo que la invención de la imprenta en el siglo XV produjo una serie de profundos cambios en cadena, que afectaron desde la política hasta la religión, la economía o la política, es de esperar que las nuevas tecnologías digitales ejerciten una influencia semejante. De momento, en Estados Unidos, la Edge Foundation, que reúne a un grupo de intelectuales de la ciencia y la filosofía que buscan un nuevo humanismo, se concentrarán este año en torno a una única pregunta: “¿Cómo está cambiando Internet nuestro modo de pensar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: